Albano Cruz
[ web personal ]
[ status: active ]

Linux Debian para escritores

POST EN CURSOAPUNTES EN REDACCIÓN

Preparación de una estación de trabajo enfocada a escritores de texto corrido: desde artículos académicos a novelas y similares.

Primera parte, consola de texto

Debian se instala por defecto con 6 terminales, accesibles mediante ALT+F1…F6. Esto permite trabajar con más de un programa “abierto” a la vez, pero cada uno en un “escritorio” (terminal) separado.

Objetivos: puesto de escritura sin entorno gráfico, con las siguientes características…

  1. lector/es de documentos.
  2. procesador de textos sencillo para trabajo inmediato.
  3. procesador de textos avanzando para trabajo masivo.
    1. manejo de varios formatos.
  4. conversión entre formatos
  5. corrector ortográfico.
  6. impresión de documentos.
  7. backup a red.

Cosas que no podremos hacer: en general, nada que requiera entorno gráfico, lo que incluye lectura de documentos pdf1.

0. Instalación del sistema operativo

> Descarga de la versión mínima (netinstall) de DEBIAN, para instalar desde CD o USB1. Queremos una máquina con el menor número posible de software instalado.

> Instalación por defecto en la máquina destinada al puesto de trabajo. Instalar el servidor sshd y las utilidades del sistema. La máquina estará conectada en red y a internet.

> Configurar y actualizar los repositorios estándar de paquetes. Por ahora se emplearán main y main/updates.

1/ Lector de documentos

> Multipropósito. Opto por el lynx. Es lector de texto plano, navegador de internet y gopher. Además, como todo navegador, puede leer los directorios del sistema. Así que también nos sirve para recorrer carpetas y ficheros.

> Hay otros lectores de archivos (paginadores, pagers), que entran dentro de la categoría de utilidades del sistema, como son less, more o most. Muy recomendables para lecturas rápidas.

2/ Procesador de textos sencillo

> Opto por el joe. Entre otras cosas, es fácil de configurar, instala “modos” distintos de relacionarse con el programa para adecuarse a los hábitos del escritor, y es ligero y rápido. Puede invocar corrector ortográfico3.

3/ Procesador de textos avanzado

> Mi opción es el emacs, que instalo en la versión emacs-nox (sin modo gráfico), y con los siguientes modos

>> auto-fill; para que mantenga una indentación constante e inserte un retorno de carro automáticamente al alcanzar el ancho configurado. Esto da un formato mínimo al texto útil para imprimir archivos de texto plano.

>> refill; formatea el texto como el auto-fill, pero de manera más estricta. No permite retornos de carro a media línea salvo para insertar una línea vacía. Es útil para mantener el orden dentro de largos textos de prosa.

>> draft; sólo permite añadir texto. No se puede ni borrar, ni sustituir texto. Aunque al principio pueda ser un poco desesperante, si se tiene soltura al escribir y no se cometen demasiados fallos es un modo que ayuda a escribir sin perder tiempo en otras cosas.

>> word-count; para contar las palabras escritas desde la marca de referencia que se escoja.

>> centered-cursor; mantiene el área definida siempre en la zona escogida de la pantalla. Útil para no acabar escribiendo en la parte inferior de la pantalla y estar siempre “mirando para abajo”.

>> olivetti; emulación del comportamiento de una máquina de escribir, manteniendo un ancho de hoja virtual. Simula un retorno de carro, pero no lo inserta en el documento. Mantiene esa hoja virtual centrada en pantalla. Combinado con el modo draft se obtiene casi el comportamiento de una máquina de escribir física.

>> writeroom; modo que elimina menús y demás información presentada por el emacs, para que el el trabajo “sin distracciones” lo sea aún más.

>> ruler; indica en la parte superior de la pantalla la regla en la que se muestran los números de columnas, indentaciones y tabulaciones. Útil si se quiere formatear texto sólo con espacios y tabulaciones.

El modo de trabajo con texto plano se carga por defecto con el emacs, pero además es útil añadir los de trabajo con reStructuredText, textile, o markdown. Escribir con lenguajes de marcado ligero permite tanto la impresión directa o lectura del documento, así como obtener documentos ya con un determinado formato cuando se preparan para otros programas.

También es útil tener el modo para el formato fountain. Algunos textos —además de guiones de cine o tv— ganan mucho con éste formato.

Por último, dependiendo de la iluminación del entorno empleo tres combinaciones de colores en el emacs: letras de color gris casi blanco sobre fondo casi negro (tema tango-dark), letras de color blanco sobre fondo verde mate (tema heroku), o letras casi blancas sobre fondo azul intenso (tema deeper-blue, retro y funcional).

Nota: la curva de aprendizaje del emacs es empinada al principio y con algún momento de atasco que otro en el proceso de adquirir soltura. Pero una vez se comienza a estar cómodo con él no sólo es un editor fantástico y capaz, sino que además abre la puerta a emplearlo para labores complementarias a la de redactar prosa. Por ejemplo, el modo org es un estupendo organizador/estructurador de contenidos (permite el “outlining” de textos), además de cuaderno de notas y agenda personal4.

4/ Conversión entre formatos

La herramienta por la que me decanto es pandoc. Una utilidad de terminal que realiza la conversión entre formatos excepcionalmente bien. Tras escribir el texto en alguno de los formatos ya mencionados, con este programa paso el trabajo a algún formato de Word, LibreOffice, HTML o LaTeX según necesite. Este me permite desarrollar los documentos atendiendo a las necesidades del equipo (por ejemplo si el/la editor se maneja menor con Word…5), o prepararlo para mi propia edición con mis herramientas preferidas.

5/ Corrector ortográfico

Linux Debian cuenta con varios correctores posibles ejecutables desde la terminal. Me quedo con hunspell por su equilibrio entre comodidad, rapidez y popularidad al ser el diccionario de referencia en otros programas. Si no se ha usado nunca este tipo de programas puede hacerse un poco raro las primeras veces, pero suelen merecer la pena6.

POST EN CURSOAPUNTES EN REDACCIÓN

1 El gestor de archivos mc puede extraer el texto de un pdf y mostrarlo, pero me soplan que fbgs puede renderizar en consola de verdad (tty) el pdf con imágenes. Cierto es, además de práctico. Sin embargo, entendiendo que la visualización de un pdf en los casos que nos ocupan es una forma de comprobación WYSIWYG, la mención de estas alternativas se quedarán en esta nota al pie.

2 En el momento de redacción de este texto, y estando a menos de un año de su lanzamiento oficial, aconsejo descargar la versión testing de Debian:https://cdimage.debian.org/cdimage/weekly-builds/. Si dejamos los repositorios configurados para buster tendremos la máquina más que preparada para por lo menos los próximos 3-5 años.

3 Prefiero escribir prosa a un ancho de columnas fijo (entre 70 y 72) y con un margen de dos o tres columnas a la izquierda. Esto permite realizar una impresión directa del texto plano sin problemas. Es una manera muy práctica de trabajar con borradores.

4 Y va estupendo para editar contenidos LaTeX al margen de la programación.