Albano Cruz
[ web personal ]
[ status: active ]

Topología del Dominio

Artículo redactado a partir de las ideas expuestas en este hilo de Twitter.

Desarrollo breve de unas reflexiones sobre la violencia, el dominio, y la voluntad. También de la idea general de rezonificación. Los diagramas sirven de ilustración de que el concepto de dominio puede ser representado como un campo.

Una abstracción sobre el control y la violencia.

Comenzamos por presentar el dominio de lo posible:

Mapa de lo posible

Este es el terreno, el mapa, el territorio de lo que puedo hacer, de lo que me es posible. De aquello de lo que puedo ser agente. En este espacio puedo ejercer mi voluntad. Puedo desplazarme de acto a acto (cada coordenada es un acto) sin ningún impedimento. Soy algo como Dios, porque todo me es posible.

Ahora voy a tirar una moneda. ¿Es posible que gane? Sí, lo es. Con una probabilidad del 50% si es que la moneda es una moneda perfecta (que por ahora vamos a decir que sí). Como es un acto que no depende de nada más que de mí (también por ahora), lo voy a situar a mi vera. Si “estar aquí” es G5, pongamos que lanzar la moneda es F5. La cosa queda así:

Mapa de la moneda posible

El moradito medio ese representa precisamente que F5 tiene un 50% de probabilidades de cumplirse. Es factible en un 50%. Puede que salga cara, o puede que salga cruz. Y ambos resultados por igual.

Pero… ¿qué pasaría si por alguna razón me es imposible ganar? Por ejemplo, porque no tengo moneda que lanzar, o porque me han echado una maldición, o la moneda está descompensada a cruz y yo por mi religión siempre escojo cara… El gráfico será:

Mapa de la moneda imposible

El negro representa que ganar no es factible. Por la razón que sea. Es imposible.

Volvamos a G5, y reseteemos el mapa con un nuevo escenario: supongamos que estoy en un pub. Al norte de donde estoy hay una puerta, al este una ventana. Todo lo demás son paredes. Incluyendo las diagonales. El mapa de posibilidades de salir quedaría así:

Mapa del pub

Es imposible “factualizar” (actualizar, a partir de ahora) mi voluntad de salir allí donde están los cuadrados negros en mi estado actual. No tengo superfuerza (para romper las paredes), no soy inmaterial (para atravesarlas), no me puedo teletransportar (traslado sin estados intermedios). Sólo soy lo que se ve, un humano corriente y moliente. Sin embargo tengo alguna opción de salir a través de la ventana, que sí queda al alcance de mis posibilidades. Y por supuesto, ya que funciona como debe, puedo salir usando la puerta.

Entonces, mi trayectoria de actos (mi camino de actos) es sólo posible de dos maneras:

[a] G5 → G6 → G7, o
[b] G5 → H5 → I5 → … → G7

Vamos a otro ejemplo.

Soy un viajero que gusta de ir de caminata y me encuentro con el siguiente mapa de lo posible:

Mapa del paseo posible

Quiero pasear de A1 a L10: cada paso que doy es una actualización de mi voluntad, que me impulsa con movimiento. Puedo actualizar todas las coordenadas del mapa menos las rellenas de negro. Puedo “atravesar” la parte de las colinas de la zona F2, pero no puedo caminar por la parte más empinada (G2 y H2).

Tampoco puedo materializar mi caminar en el cañón superprofundo que transcurre de F10 a L7. Podría materializar caer, eso sí. Pero entonces estaríamos hablando de otro mapa distinto al que tenemos entre manos1. Y aunque la situación sea el resultado de todas y cada una de las disposiciones, en este momento nos estamos fijando en una de ellas, en la que sí puedo realizar mi caminar en el puente que salva el desfiladero, que parece bastante seguro. Dicha coordenada no es blanca porque no las tenemos todas con nosotros. Podría romperse. O quizás me diera vértigo.

Sí, estamos haciendo mapitas topográficos, curvas de nivel, heatmaps… como queramos llamarlos. En realidad estamos relacionando un punto del campo con un valor de probabilidad, así que todas estas formas de representación nos sirven como expresión de posibilidades de actualización.

Demos un pequeño salto, también dibujado. A una carretera con tráfico de vehículos. Vamos en coche, y hay zanjas a los lados. Al respecto del tránsito, su mapa de lo posible es el siguiente:

Mapa de la circulación posible

La carretera es de dos carriles, con tránsito medio, y extendida norte-sur. El carril por el que circulamos (G1-G10) está indicado por el color casi-blanco. La posibilidad de circular por él es casi absoluta. En los espacios inmediatamente adyacentes también es posible la circulación. Uno es el arcén. El otro es el carril con la circulación en sentido contrario. Sin embargo la probabilidad de poder actualizarse en ellos es menor que en el carril “apropiado”. En aquello que rodea la carretea no hay posibilidad alguna de circulación con un vehículo (puede que sea campo, agua, edificios… quizás estemos en una carretera elevada).

Habiendo entendido los mapas anteriores, podemos presentar la idea que está tras ellos, que es ésta:

La voluntad se extiende a un dominio con distintas regiones de actualización posible.

A veces serán gradientes positivos, a veces negativos2. Cada voluntad transita esas regiones con más facilidad (que vamos a llamar «inercia») cuando pasa a un color más claro, o con mayor dificultad (que vamos a llamar «resistencia») cuando pasa a un color más oscuro. De la misma manera que bajar una pendiente es más fácil que subirla (por ahora vamos decir que sí).

Entra aquí la diferencia entre lo dado y lo hecho. Es dado cuando aquello que condiciona la posibilidad de actualización puede no tener un origen, o tenerlo más allá de nuestra capacidad de conocimiento. En este caso es algo-dado. Y cuando es el resultado de una causa conocida entonces es algo-hecho, al modo de “fabricado”3.

La posibilidad puede ser dada o hecha. Inercias y resistencias también.

En el ejemplo de la caminata, las colinas son posibilidades dadas. Y el puente sobre el desfiladero, posibilidades hechas. Las colinas no las ha creado nadie. Resulta que cuando hemos llegado “estaban ahí”. Pero el puente fue “puesto”, creado por alguien para así hacer posible el salvar el obstáculo.

¿Y qué es la rezonificación?

La rezonificación es la alteración del mapa de posibilidades de actualización de la voluntad haciendo que dicha alteración se tome como «dada» en lugar de «hecha».

Y por lo tanto hay una rezonificación que incrementa la inercia, y otra que incrementa la resistencia.

Esto nos aclara el concepto de «biopolítica» de Foucault, porque podemos entenderla como la rezonificación del (de los) sujeto(s) de tal manera que se incrementa la inercia hacia la actualización de los actos coincidentes con la voluntad del gobernante. Y como consecuencia, al entender que escoge entre lo dado y no lo hecho, el sujeto toma sus decisiones como propias («libres»). No sólo es estimular las formas de vida de la comunidad facilitando aquello que el gobernante escoge y aumentando la resistencia de aquello que no quiere, sino que el gobernante desaparece como imposición5.

Esto es el fundamento de la política del deseo.

Sin embargo, no se lee como violencia.

Porque la violencia es la oposición-hecha a la actualización de la voluntad del sujeto, y sólo la resistencia-hecha se opone.

Aquella rezonificación que «hace más libre» o facilita la actualización de la voluntad no será creída como violencia por el sujeto. Porque su mapa de posibilidades se simplifica, se aclara y reduce su resistencia. La voluntad se actualiza más fluidamente, se alcanza mejor. Se es más «de verdad».

En el límite de esta rezonificación hay un truco muy efectivo6: susto o muerte. Si ambos parecen dados el sujeto escoge “susto” porque el mapa de lo posible le deriva a ello. Si la muerte no es hecha no hay a quien oponerse terminalmente. Y tampoco habrá nadie de quien sospechar si el susto es dado7.

Saltamos al primer atisbo de la importancia de la ontología: el humano es capaz de identificar las rezonificaciones materiales con las rezonificaciones metafísicas. El ejemplo de la carretera nos sirve para ver que tomamos la raya que separa los carriles como un aumento de la resistencia de lo posible. Podemos pasarla, pero creeremos8 que al hacerlo la actualización de nuestra voluntad será imposibilitada (en este caso chocaremos contra algo).

¡Hey! Aquí nos encontramos con Psycho-Pass… «la gente defiende las leyes, no las leyes a la gente» porque una ley es un cambio metafísico de la probabilidad de lo actualizable. Es una limitación al abuso de poder.

¿Qué es “reinar”?

Es extender la presencia del sujeto9. Extender la capacidad de alterar la actualización de lo posible. Extender el dominio de su voluntad.

Por eso tenemos fotos de los supuestamente importantes en lugares públicos/oficiales. Aquí coincidimos con Foucault. Es hacer presente (en equivalencia pretendida a una actualización material) la voluntad del que gobierna.

Ser súbditos es existir en el mapa de posibilidades de la voluntad del rey. Ser súbditos es actualizar los deseos del rey, que no serán violencia mientras faciliten la inercia del propio súbdito.

¿Queremos crear comunidad? Entonces el mapa de posibles actualizaciones de la voluntad de cada sujeto ha de ser coherente con el de los demás.

¿Queremos democracia? La voluntad que module el mapa de lo posible ha de ser la de la comunidad.

¿Queremos libertad? Ninguna voluntad ha de convertirse en ley, ningún cambio en el mapa de lo posible ha de ser fruto de otra voluntad que no sea la nuestra.

«Posibilidad de actualización de la voluntad», «rezonificación», «dominio», «resistencia» e «inercia». Conceptos clave sobre los que es fácil describir este capitalismo de insta-cosas, de lo instantáneo, de gestión ajena de los deseos, de alienación no percibida. Y del tomar lo hecho como dado, más aún cuando has nacido en un dominio rezonificado10.

1 Podemos imaginar la situación como la superposición simultánea de todos los mapas de lo posible, siendo cada mapa una disposición.

2 También puede haber “escalones”, claro.

3 Ejemplos de algo dado: los resultados del azar, el producto de una caja negra, las decisiones y actos de los dioses; Ejemplos de algo hecho: una máquina construida por un ingeniero, los resultados de un proceso intervenido por nosotros. Y sí, hay cierto relativismo.

4 La diferencia entre lo «dado» y lo «hecho» es en este caso una diferencia de asignación de agencia o causa.

5 La situación “poli bueno”/“poli malo” es una rezonificación en la que el interrogado asume como «dada» la personalidad abusiva de uno y amable del otro. El deseo de sufrir lo menos posible parece coincidir con el del “poli bueno”.

6 Que revela a quien lo usa como autoritario. Y que es acto de uso corriente en el capitalismo.

7 Las historias tipo Saw son el enfrentamiento contra el agente creador del susto o muerte. En el caso de Cube nos encontramos con la misma situación, pero la creación colectiva (la banalidad del mal de Arendt — la dilución de la responsabilidad de Anders) obliga a tomar lo hecho como dado para transformar la muerte en susto. En las narraciones de catástrofes naturales la muerte es siempre dada, pero el susto puede ser dado o hecho.

8 Creer en algo es la imposibilidad de negarlo.

9 Sí, véase Foucault.

10 Y sí, creo que este es un hueco para escapar del bloqueo de Foucault.