Albano Cruz
[ web personal ]
[ status: active ]

Lo nuevo natural

Recolección de tuits a raíz de las primeras palabras de «Realismo Capitalista», de Fischer. Hilo aquí.

Sin haber hueco para otra cosa ya, y ya ocupado todo como fruto de las propiedades de la algoritmización, el capitalismo pasa a ser el nuevo contexto absoluto. Asunción, autoprofecía cumplida, realismo radical, da igual. Se equipara a lo natural, a lo dado, a lo que hay. Es la nueva Naturaleza, a lo que nos oponemos. En su complejidad es el nuevo ambiente total, y lo que no le pertenezca pasa a ser una imagen más allá del horizonte.

Querer un estado de fluidez con la naturaleza es querer un estado en el que la naturaleza no se nos coma, un estado de paz o pacto con el dios local.

Si el ecosistema natural, el biológico, nos “quiere” muertos a los 50, otro tanto el capitalismo, porque el capital sólo cuida de nosotros cuando somos recurso escaso. El resto del tiempo es tan indiferente como la jungla primigenia. Ante esta nueva naturaleza ocupada (todo es fruto de la mano del ingeniero, de la rezonificación masiva) podemos volver a la cuna africana. Al albor de la humanidad. Lo natural es un djinn a controlar. Es realista asumir el capitalismo como lo real.

Las estrategias a bote pronto son parecidas: exclusión de la naturaleza, exclusión del capitalismo. La plaza del pueblo es un espacio hecho, que se vive como tal y que se define porque está rodeado de una empalizada que mantiene lo natural fuera. Hay que hacer dentro de lo hecho tomado como dado, y encontrar pasar de la hierba arrancada al empedrado estable. Hay que transformar la TAZ en algo menos temporal, encontrar el tamaño adecuado y lugares donde las criaturas tras la muralla no agredan con fuerza.

Por eso Fisher reconoce el lugar de nuevas magias y religiones. Porque frente a esta nueva naturaleza sólo nos queda la acción propiciatoria. La potencia y complejidad del capitalismo, que no es un sistema sino una expansión que traduce grietas e intersticios en cañones, nos deja como primera reacción el sacrificio y la loa. El gesto de favorecimiento. La economía ha de sernos propicia, al igual que son los espíritus los que interceden entre nosotros y el Exterior cuando llamamos su atención y los complacemos.

Ya no tiene sentido hablar de aquella naturaleza. Hablemos de la nueva, de lo nuevo natural.